Los mejores restaurantes de la zona en la Guía Gastronómica

Adicto al esperpento

Wiseauartist                                                                                                              Reconozco que estoy adquiriendo una adicción más a las muchas  que ya tengo (de algunas estoy intentando con éxito librarme de ellas, pero entran nuevas como ésta): me he incorporado al ingente número de fans de Tommy Wiseau y su círculo. Ando todo el tiempo estudiando sus producciones, sus proyectos,  sus fantasías…Me paso horas y horas contemplando su obra: “The Room”. Me he convertido en un adorador ferviente de su personalidad y de su mensaje.

Hacía mucho tiempo que no encontraba algo tan divertido y fuera de lo común. Hoy es muy difícil interesarse por algo: las cosas más relevantes, como “el procés”, la corrupción de los partidos político, la migración, Trump, Putin… aburren, y no por eso dejan de ser importantes, al sol de mediodía.

Los telediarios y la prensa son únicamente un resumen de noticias amarillas o negras: asesinatos, violencia de género, kamikaces,  accidentes mortales e trenes, autobuses o camiones, violaciones… Todo en la misma linea. ¡Qué poca imaginación en los directivos de televisiones y radios!

Pero  de vez en cuando, muy de tarde en tarde, aparece un personaje distinto, singular que  acapara la atención mundial y se hace digno de  portadas de periódicos y cabeceras de noticias en las emisoras de radio y televisión.

Y nosotros, los que vivimos ahora, hemos sido privilegiados por haber asistido a la aparición de un ser prodigioso en nuestra época, que marcara un hito como lo hicieron en otras épocas Jesucristo, Julio César, Cristóbal Colón, Napoleón, Marx, Einstein o Shakira.

Se trata de Tommy Wiseau, que en 2003 decidió tras años de estudios cinematogáficos llevar a cabo el rodaje de una película y lo llevó a cabo de una forma muy personal. Lo consiguió sin ninguna ayuda oficial ni de ningún estudio o productora. Se gasto seis millones de dólares de su bolsillo. Es el actor principal del film, el guionista, el productor y el director. Y tras muchos avatares, después de enfados, disgustos, cambios de personajes y mil contratiempos se finalizó  “The Room”.

¿Y qué consiguió con este largometraje? Pues ni más ni menos que miles de aficionados al séptimo arte lo considerasen como la peor película de la historia del cine.

La película que se puede ver en You Tube no tiene desperdicio: es muy difícil describir la cantidad de errores, de fallos, de secuencias mal rodadas, la torpeza y falta de profesionalidad de los actores, las horribles puestas en escena.. pero ¡hay que verla!

Y luego llega un verdadero genio de Hollywood como es James Franco y decide, con el permiso de Wiseau, rodar una nueva obra con el tema de la realización de “The Room” y consigue una película sensacional, divertida, ocurrente y digna de mención: The Disaster Artist (Concha de Oro 2017 del Festival Internacional de Cine de San Sebastián)

Las similitudes y los guiños a la primera son numerosos: Wiseau tuvo como actor secundario a su mejor amigo, Franco a su hermano; Wiseau sale en la película de Franco (condición que impuso para dejar grabarla), se insinúan muchos de los errores de la primera y otros se critican abiertamente provocando la hilaridad del público.

James Franco demuestra con este film que es uno de los mejores directores del momento y que está entre los grandes de hoy.

Comentar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *